Veto por ley al contrato temporal para “actividad normal” de la empresa

Trabajo quiere que sólo se destine a picos imprevisibles, no de carácter estacional

Una pieza importante en los cambios en materia laboral para luchar contra la precariedad es la reforma de la contratación. La simplificación de los tipos de contratos y, sobre todo, la limitación de las causas para concertar los de carácter temporal ya está en la mesa de negociación del Ministerio de Trabajo con la patronal y los sindicatos, junto a otros aspectos como la subcontratación o la prioridad de los convenios. Así, el departamento de Yolanda Díaz quiere que la ley especifique que los contratos de duración determinada no se pueden usar para atender la “actividad normal y permanente” de la empresa, incluidos los picos estacionales o de las campañas, según la última propuesta presentada por el ministerio. También quedan vetados para “la realización de trabajos o tareas en el marco de contratas, subcontratas o concesiones administrativas”.

El diseño de Trabajo restringe el contrato temporal por razones productivas a hacer frente al “incremento ocasional e imprevisible de la actividad empresarial que no pueda ser atendido con la plantilla habitual”. En el caso de subidas estacionales, especifica el texto que han de utilizarse “modalidades indefinidas específicamente previstas para tal fin”, es decir, los de fijo-discontinuo.

La otra causa para firmar un contrato temporal es la organizativa. En este caso, lo mantienen como fórmula para sustituir a un trabajador que tiene derecho a reincorporarse en el futuro (por incapacidad temporal, permiso de maternidad o paternidad, excedencia forzosa…). Pero, el ministerio que comanda Yolanda Díaz propone ahora que, si transcurren dos años sin que la persona sustituida haya vuelto a su puesto, la contratación temporal se convertirá en indefinida. Eso sí, defienden añadir la reincorporación de un asalariado con reserva de puesto de trabajo como causa para un despido objetivo de la persona que le sustituía.

El texto, que ahora analizan los agentes sociales y salió de Trabajo el pasado miércoles, recoge también la supresión de los contratos por obra y servicio (que en el actual Estatuto de los Trabajadores figuran como destinados a actividades de la empresa con una ejecución “aunque limitada en el tiempo, en principio de duración incierta”). Esta medida ha sido recibida con críticas sobre todo por las patronales vinculadas a la construcción.

Sobre los contratos temporales por causas productivas, la propuesta que ha enviado el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, a los representantes de CEOE, Cepyme, CC.OO. y UGT, señala que la duración ha de ser de hasta seis meses. “Excepcionalmente, por convenio colectivo de ámbito sectorial se podrá ampliar la duración máxima del contrato hasta un año”, añade la oferta.

Todo este diseño responde al compromiso del Gobierno con la Comisión Europea de dejar en tres el menú de contratos (fijos, temporales y de formación). Díaz ha defendido con insistencia la importancia de clarificar las causas para contratar de forma temporal, para que el indefinido sea el contrato por defecto y facilitar la lucha contra el fraude de la Inspección de Trabajo.

Fuentes gubernamentales recuerdan que la negociación de los cambios sobre regulación laboral comprometidos con Bruselas deben estar recogidos en el BOE antes del 31 de diciembre de este año. Aunque las mismas fuentes aseguran que aún está por decidir si las modificaciones que buscan acordar con el diálogo social se realizarán por real decreto ley o mediante un proyecto de ley, la primera opción gana puntos dado que cuentan con llevar la reforma al Consejo de Ministros, como pronto, a partir de septiembre.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/economia/20210608/7512658/veto-ley-contrato-temporal-actividad-normal-empresa.html

UA-57674416-31
Escoger idioma »