La ampliación de los permisos por paternidad a 8 semanas entró en vigor ayer

Las familias en situación de pobreza recibirán 558 euros al mes por hijo a cargo

La ampliación a ocho semanas de los permisos por paternidad entró en vigor ayer, 1 de abril, y será efectiva para todos los nacimientos que se produzcan desde esa fecha, tal y como se recoge en el Real Decreto-ley de medidas urgentes para la garantía de la igualdad de trato y oportunidades en el empleo y la ocupación aprobado por el Gobierno recientemente.

De este modo, los progenitores distintos de la madre biológica de todos los bebés nacidos a partir de este lunes disfrutarán de ocho semanas de permiso, frente a las cinco semanas que tenían desde verano de 2018. Las dos primeras semanas del permiso deberán disfrutarse de forma ininterrumpida tras el parto. Las seis semanas restantes podrán ser de disfrute interrumpido y ejercitarse desde la finalización del descanso obligatorio posterior al parto hasta que el hijo o la hija cumpla doce meses. Este permiso, retribuido al 100%, será intransferible, por lo que si el padre no lo disfruta, no lo podrá ceder a la madre.

Aunque el real decreto entre en vigor este lunes, su continuidad depende de que sea convalidado o no por la Diputación Permanente del Congreso –órgano que funciona al estar disuelta la Cámara–. Fuentes del Ministerio de Igualdad precisan a Europa Press que la entrada en vigor será efectiva, al menos, hasta que se tome la decisión, al tiempo que señalan que no se contempla el escenario de que el Parlamento lo tumbe.

Precisamente está prevista una reunión de la Diputación Permanente el miércoles día 3 de abril, es decir, dos días después de la entrada en vigor de los permisos. Previsiblemente este día se decidirá si se convalida o se deroga el decreto ley.

Según el Análisis de Impacto Normativo sobre el real decreto ley, la ampliación del permiso a ocho semanas en 2019 supondrán un aumento de 226 millones del gasto para el Estado, mientras que para las compañías será de unos 53 millones, como consecuencia de las cuotas empresariales.

Tal y como establece en el texto, el permiso de paternidad se ampliará de forma progresiva: se elevará a ocho semanas en 2019; a doce en 2020 y a 16 en 2021, igualándose así al de maternidad. Una vez equiparados, las seis primeras semanas posteriores al parto serán obligatorias e ininterrumpidas, y las diez restantes que tendrá cada progenitor serán a distribuir hasta que el bebé cumpla un año.

La ampliación del permiso para 2020, supondrá 705 millones más anuales para el Estado y 166 para los empresarios. Esta cifra se elevará hasta los 1.107 millones de incremento en los Presupuestos Generales del Estado en 2021 y 261 millones en relación a las empresas, ya con las 16 semanas de permiso.

Familias en riesgo de pobreza

Las familias en situación de pobreza recibirán hasta 588 euros por hijo a cargo desde este lunes 1 de abril, cuando entrará en vigor el apartado relativo a este asunto del Real Decreto Ley de medidas urgentes de protección social aprobado el pasado viernes 8 de marzo por el Consejo de Ministros.

En concreto, el Gobierno incrementará la prestación por hijo a cargo sin discapacidad desde los 291 euros hasta los 341 euros (28 euros al mes) en el caso de familias en situación de pobreza –aquellas cuya renta es inferior al 50 por ciento de la renta considerada como umbral de la pobreza–; y hasta los 588 euros (49 euros al mes) para las familias en situación de pobreza severa –cuando la renta anual es inferior al 25 por ciento del umbral de la pobreza–.

Según se precisa en el texto del Real Decreto Ley publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), la financiación de esta medida se realizará mediante la correspondiente transferencia del Estado a la Seguridad Social.

Este incremento se enmarca en la serie de medidas que el Alto Comisionado para la Pobreza Infantil del Gobierno ha propuesto para combatir la pobreza infantil en España. De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística, en el año 2017 el 31 por ciento de los menores de 16 años en España se encontraban en riesgo de pobreza o exclusión social (indicador AROPE), un total de dos millones de niños y niñas.

Además, 630.000 niños en España viven en hogares en situación de pobreza severa, con rentas inferiores al 25 por ciento de la mediana de ingresos equivalentes. Estarían en esta situación los hogares formados por dos adultos y dos niños que ingresan menos de 7.000 euros al año o lo que es lo mismo, menos de 600 euros al mes.

El Gobierno calcula que con los 588 euros podría sacar de esta situación de pobreza severa a unos 82.000 niños, es decir, al 11,7%, tal y como explicó el Alto Comisionado, Pau Marí-Klose, en una rueda de prensa para presentar los Presupuestos Generales del Estado para 2019, que finalmente fueron tumbados por el Congreso.

Fuente:
https://cincodias.elpais.com/cincodias/2019/04/01/economia/1554101068_492286.html

Leave Comment Duis sed odio sit amet nibh vulputate cursus a sit amet mauris. Morbi accumsan ipsum velit. Nam nec tellus a odio tincidunt.

UA-57674416-31